top of page

¿Para qué hablar de sexo?


Les doy la bienvenida a este nuevo espacio de aprendizaje sexual para charlar y compartir temas sexuales y de relaciones. Y aunque llevo mucho tiempo en esto, la verdad es que siento que empecé ayer. Porque cada vez aprendo cosas diferentes y observo muy distinto a tiempos anteriores.


Hace poco alguien me comentó que pensaba que mi libro reflejaba que yo vivía en Disney, que mi vida había sido muy fácil y que yo no sabía lo que era sufrir. Y ese fue mi momento de “Hold my beer”. Me parece injusto que presuma que mi vida ha sido fácil, considerando todo lo que me ha costado llegar hasta acá y hablarles desde mi corazón. Pero también entendí que esta persona lo estaba observando desde un lugar de mucho dolor. Y que muy probablemente, esta persona no había pasado los procesos de sanidad espiritual, terapia y coaching que atravesé. Sin eso, créeme que seguiría siendo esa niña insegura con miedo al rechazo que albergaba en mí.


Pero la realidad es que no, esa niña sigue ahí, pero cada vez que puedo la abrazo y le recuerdo que es amada, validada, consentida, que es vista. Y me ayuda a estar en calma cada vez que siento que voy a ser juzgada o rechazada o abandonada por alguien importante para mí.


Entonces, aquí vamos al tema en cuestión [no me dejen distraer].


Para qué hablar de sexo. Podría hacerles una mega lista de los beneficios a nivel individual, de pareja, social sobre la educación sexual, que muchos aún temen a la palabra educación. La educación no vende, me dijeron.


Pero en realidad, la razón principal de porqué pienso que debemos hablar de sexo es para poder entender mejor qué nos pasa.

En mis años ejerciendo como sexóloga, casi el 70% de mis clientes con inquietudes o problemáticas de índole sexual realmente no tienen ningún asunto físico que les afecte. Gran parte de ellos solo necesitan escucharse, validarse, entenderse y ejercitarse. No se crean que la buena experiencia sexual sale de la nada. ¡Tampoco!


Pienso que hablar de sexo nos libera, nos empodera, seas hombre o mujer. Tu género, tu orientación, tu percepción de la sexualidad y creencias, todo eso debe ser puesto sobre la mesa para poder potenciar tu energía sexual.


Mucha gente llega a mí en búsqueda de ese sentir esperanzador, de esa necesidad de ser escuchados de manera empática, percibir un ambiente de confianza y encontrar la alegría del proceso y como resultado del proceso. Por eso establecí como valores esenciales de mi marca la empatía, la confianza y la alegría.


Hoy celebramos el Día del Profesional en Sexología y tomo este día para presentarles esta nueva plataforma de Aprendizaje Sexual con más herramientas que podrás utilizar para tu crecimiento en tus relaciones y en tu sexualidad.


Besos.

Tu Sexóloga, Erika Michael.



Comments


bottom of page